Opinión

Más de 40 organizaciones no gubernamentales y de la sociedad civil defensoras de derechos humanos se hicieron nuevamente del argumento legal para enumerar, uno a uno, las arbitrariedades del régimen para confeccionar, como si de un traje se tratase, una elección a la medida de Maduro. Convocatorias ilegítimas, a destiempo, con marcado ventajismo electoral, desinformación en el electorado y hasta obstáculos a la libre asociación política les permite aseverar a estas organizaciones que “las elecciones del 20 de mayo no serán libres ni creíbles”.

El movimiento dirigido por el director de 6to Poder suma ahora 11 diputados de la Asamblea Nacional a sus filas. Sus voceros aseguran que próximamente habrá más incorporaciones.

A pocos días de iniciar una campaña electoral, la Asamblea Nacional declaró que existen méritos suficientes para continuar con el proceso judicial que adelanta el Tribunal Supremo en el exilio. Además de significar un acto simbólico, por los resultados inmediatos que pueda generar, también fue para la sociedad civil una medición de lealtad de los diputados que se planten contra el régimen.

No nos debe asustar el grave cuadro de pobreza que hoy sufrimos y la destrucción del aparato productor, porque esto ha provocado que actualmente se estén celebrando reuniones entre la sociedad civil y los políticos a nivel nacional para buscar una salida democrática.

Un acto masivo en la UCV fue muestra de las aspiraciones de cambio en el país, y la convicción de poder consolidar una organización que presione al régimen de Nicolás Maduro, para exigir ayuda humanitaria y condiciones que reivindiquen la democracia en Venezuela. A través de un Frente Amplio Nacional, está prevista la integración de los diferentes sectores que hacen vida en el país, y cuyo objetivo es el mismo, unidad para derrotar la dictadura.

A un día para el comienzo de las negociaciones, la sociedad democrática venezolana se mantiene expectante: esta vez, ¿funcionará el diálogo entre la oposición y el régimen? No se atreve a emitir sentencias Marcos Carrillo, profesor de Filosofía del Derecho y de Resolución de Conflictos en la UCAB. Pero confía esta vez más que en otras porque lo que él llama las fuerzas democráticas tienen metas definidas y, lo más importante, esta vez han escuchado a la sociedad civil. El camino está más despejado esta vez.

Cada vez a menos días del comienzo de la negociación entre las fuerzas democráticas y el régimen venezolano, son más las expectativas: tanto de los que la miran como positivas como de las que lo ven con escepticismo. El llamado a la sociedad civil como asesora ha sido uno de los puntos a favor y uno de esos invitados, Jorge Roig (expresidente de Fedecámaras y vocero venezolano en la OIT), expone que esta es una oportunidad que los civilistas no pueden desaprovechar: esta es, quizás, la única tabla de salvación que le queda a la democracia venezolana.

Martes, 19 Septiembre 2017 00:00

La alternativa que promueve a la sociedad civil para tomar las riendas opositoras no ha podido, querido o logrado convocarla y ponerla a actuar después del 30 de julio de este año. No obstante, la reacción espontánea de un pueblo agraviado nunca es descartable.

En un acto sencillo, la sociedad civil y una pequeña parte de la representación partidista opositora se concentró en la redoma Chilemex para desplegar los nombres de las 16 víctimas de la represión del domingo.



Página 1 de 4

La Gran Misión Vivienda Venezuela es el programa habitacional del Estado, vigente en todo el país, tutelado por el Ministerio de V...

“Así como están investigando a algunos trabajadores por el vandalismo de los últimos días, debería investigarse a los gerentes que...

Durante la protesta de este martes, habitantes de distintos sectores de Puerto Ordaz recordaron que los problemas de distribución ...

Hace 23 años, la Alcaldía planteó el Plan Especial Castillito como la alternativa para reorganizar las barriadas que crecieron sin...

Vecinos de ese sector y de Villa Colombia aseguran que los trabajadores del servicio exigen pagos para recoger los desechos, mient...