Opinión

La democracia es el hilo conductor de los derechos humanos emergentes, en ese sentido es difícil imaginar a otro régimen político que pueda ofrecer condiciones más adecuadas para el desarrollo de los derechos humanos.

Lunes, 09 Julio 2018 00:00

En un mundo atravesado por la irrupción de las fórmulas populistas, los autoritarismos, la crisis de las instituciones democráticas, los mesianismos políticos y otras manifestaciones que ponen en entredicho la vigencia muchos valores, la sociedad civil se enfrenta a crecientes desafíos. 

Más de 40 organizaciones no gubernamentales y de la sociedad civil defensoras de derechos humanos se hicieron nuevamente del argumento legal para enumerar, uno a uno, las arbitrariedades del régimen para confeccionar, como si de un traje se tratase, una elección a la medida de Maduro. Convocatorias ilegítimas, a destiempo, con marcado ventajismo electoral, desinformación en el electorado y hasta obstáculos a la libre asociación política les permite aseverar a estas organizaciones que “las elecciones del 20 de mayo no serán libres ni creíbles”.

El movimiento dirigido por el director de 6to Poder suma ahora 11 diputados de la Asamblea Nacional a sus filas. Sus voceros aseguran que próximamente habrá más incorporaciones.

A pocos días de iniciar una campaña electoral, la Asamblea Nacional declaró que existen méritos suficientes para continuar con el proceso judicial que adelanta el Tribunal Supremo en el exilio. Además de significar un acto simbólico, por los resultados inmediatos que pueda generar, también fue para la sociedad civil una medición de lealtad de los diputados que se planten contra el régimen.

No nos debe asustar el grave cuadro de pobreza que hoy sufrimos y la destrucción del aparato productor, porque esto ha provocado que actualmente se estén celebrando reuniones entre la sociedad civil y los políticos a nivel nacional para buscar una salida democrática.

Un acto masivo en la UCV fue muestra de las aspiraciones de cambio en el país, y la convicción de poder consolidar una organización que presione al régimen de Nicolás Maduro, para exigir ayuda humanitaria y condiciones que reivindiquen la democracia en Venezuela. A través de un Frente Amplio Nacional, está prevista la integración de los diferentes sectores que hacen vida en el país, y cuyo objetivo es el mismo, unidad para derrotar la dictadura.

A un día para el comienzo de las negociaciones, la sociedad democrática venezolana se mantiene expectante: esta vez, ¿funcionará el diálogo entre la oposición y el régimen? No se atreve a emitir sentencias Marcos Carrillo, profesor de Filosofía del Derecho y de Resolución de Conflictos en la UCAB. Pero confía esta vez más que en otras porque lo que él llama las fuerzas democráticas tienen metas definidas y, lo más importante, esta vez han escuchado a la sociedad civil. El camino está más despejado esta vez.

Cada vez a menos días del comienzo de la negociación entre las fuerzas democráticas y el régimen venezolano, son más las expectativas: tanto de los que la miran como positivas como de las que lo ven con escepticismo. El llamado a la sociedad civil como asesora ha sido uno de los puntos a favor y uno de esos invitados, Jorge Roig (expresidente de Fedecámaras y vocero venezolano en la OIT), expone que esta es una oportunidad que los civilistas no pueden desaprovechar: esta es, quizás, la única tabla de salvación que le queda a la democracia venezolana.



Página 1 de 5

El supuesto atentado presidencial en los primeros días de este mes, convertido en burla nacional sin importar la gravedad que tal ...

Al observar los borbotones del Orinoco, del Caroní o del Caura, asalta la inquietud sobre el espíritu de la población que ha resis...

El historiador Rafael Marrón González continúa su repaso de la vida del Libertador en su columna de esta semana. ...

Ya sabemos que este año que termina hemos tenido pupitres vacíos: no vino aquel niño porque no tuvo para el transporte, el otro po...