En momentos de grandes dificultades para la población que con sobresaltos diarios viene contemplando el desmantelamiento en todas las áreas del país, las penurias reproducidas en una y mil vertientes.

@ottojansen

La pregunta la hizo el ingeniero Antonio Seijas, profesor de Ingeniería, en actividad denominada: “V Conversatorio Visión de la Amazonía desde UCAB Guayana. Mesa 1, análisis y reflexión”;  efectuado  el pasado 24 de octubre en el salón de usos múltiples de esa sede.

La respuesta más amplia pero tal vez aun incompleta en la compleja temática, la otorgaron por una parte, el padre, Javier Contreras, S.j, politólogo, uno de los dos ponentes del evento,  con la tesis “Las fronteras que nos alcanzan”  y por otra,  los  acertados comentarios de la profesora Markis Martínez, Licenciada en trabajo social y  Coordinadora de Fe y Alegría en la región,  sobre las vivencias educativas sorteadas en las comunidades indígenas del estado Bolívar, con la segunda ponencia del conversatorio: “Didáctica de las lenguas indígenas”

En momentos de grandes dificultades para la población que con sobresaltos diarios viene contemplando el desmantelamiento en todas las áreas del país, las penurias reproducidas en una y mil vertientes. Con  la indiferencia y la falta de escrúpulos de gobernantes que se aferran al poder, pese a su manifiesta incompetencia y al fracaso de proclamas, que no les impide seguir repitiéndolas como novedosas y todavía en sectores de la sociedad asumirlas como altar de sueños de redención.   En este escenario el tema de la Amazonía puede sonar lejano, mezclado aún más con los prejuicios y la ausencia de interés tradicional de nuestros habitantes y de las instituciones, a pesar que estas últimas no dejan de señalar en sus discursos, realizaciones,  logros, rendiciones de cuentas de ministerios y organismos, obviando la inexistencia real en derechos y espacios valorativos que tienen las etnias indígenas del estado Bolívar y de Venezuela entera. “Desde la Ucab- Guayana, queremos hacer un espacio para conocer la Amazonía. Su identidad. Visibilizar a los pueblos indígenas” Manifestó la doctora, María Teresa Sánchez, directora de Extensión Social Universitaria, la dependencia de un grupo de cuatro esforzados especialistas que llevan a cabo la tarea de organización de estos encuentros, alcanzando la edición cinco y con la propuesta de trabajar otras mesas puntuales de la temática en marzo y mayo del 2019. El ingeniero Seijas, también conocedor de calidad de vida de las comunidades aborígenes  por sus trabajos de proyectos de potabilización, proporcionó una buena inquietud, generando respuestas,  para  el casi centenar de asistentes a la jornada (Profesores, estudiantes, comunidad, representantes de etnias, e invitados) sobre la Amazonía;  dudas generalizadas al asomarnos  a significados e implicaciones del concepto.

“Guayana y su dimensión fronteriza”

Javier Contreras, s.j.,  desmenuzó términos, definiciones y comparaciones (La larga data en la conciencia de condición de  poblaciones limítrofes de los estados Táchira y Zulia) con el tema de fronteras que ahondan la comprensión paulatina  acerca del espectro de la Amazonía. En este sentido “El lugar no es lo que define el concepto, son las vivencias” cita que hace el ponente del geógrafo post moderno, estadounidense Edward Soja, nos ubica mejor en valorar el componente de las comunidades indígenas como recurso de primer orden de la definición tratada. La frontera, proporciona igualmente la caracterización de espacio cambiante, con la reconstrucción constante en lazos relacionados de los ámbitos culturales y económicos. En caso del estado Bolívar se percibe- agrega-  el traslado de modelos de comportamientos (El patrón oro que ya es norma de intercambio comercial en Ciudad Guayana y norte del estado), producto  de la efervescencia en la hasta antier tranquila línea fronteriza con Brasil.  Otras referencias, del padre Contreras,  que abundan en las premisas necesarias para entender la importancia de enfocar la atención a los habitantes de la Amazonía: “Si algo estamos llamados a rescatar es la diversidad (…) Amazonía está más expuesta que nunca porque representa el gran botín” Vértice que integrado a modos fronterizos y al Arco minero están redefiniendo el sur de Guayana, planteó.

Una precisión en torno al tipo de régimen que se ha instaurado en Venezuela, a propósito de un comentario de la audiencia, fue el regalo adicional de su intervención y la cita del filósofo Uruguayo Javier Maza “Si no nos narramos, no sabemos quiénes somos” provocaron reacciones de complacencia y mayor interés en la actividad cumplida.

 “El aprendizaje es con la vida misma”

La licenciada Markis Martínez expone al auditorio las dificultades pero también las potencialidades de la enseñanza intercultural bilingüe desde las vivencias personales y del equipo que le acompaña en Fe y Alegría. La premisa que estos pueblos indígenas en la región se encuentran hoy condicionados por los desafueros que se conocen de la explotación minera, a la que se incorporan los varones ancianos,  jóvenes y niños. Además del trato y relación que han de mantener con los grupos de anti sociales e irregulares que vienen asentándose  por esos predios, da una muestra de las condiciones violentas  para la labor de la enseñanza. Sin dejar de lado, las dificultades entre pueblos por el uso de la lengua, los requisitos de tradición para aceptar o  integrar recursos de formación que hace una verdadera riqueza la experiencia de las escuelas. José Cañizales, antropólogo, igualmente profesor de la Ucab-Guayana, uno de los colaboradores permanentes de los conversatorios,  relató como existen ciertos aprendizajes que solo son potestad de los sabios o ancianos y eso lo hacen respetar y merece todo el respeto en la relación con esa diversidad de dialectos y costumbres.

Un paseo en el V Conversatorio sobre Amazonía que nos instruye en la cantidad de retos que tiene Venezuela, con problemas viejos, acumulados y nuevos, en las dimensiones institucionales, sociales, culturales y económicas que involucran como un todo al tema indígena. No valen las consignas,  las posturas místicas o los populismos, cuyas consecuencias vivimos dramáticamente en esta hora nacional. Basta de enaltecer solo de palabras (O en letra muerta como en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela)  el reconocimiento del otro: El vivir y el convivir, mientras indígenas y “criollos” se mueren en la miseria por hambre y salud.  Hay que prepararse para una Democracia que se haga grande de ciudadanía en todas las expresiones locales y regionales con que contamos. Eso es también la Amazonía que comprendimos en la actividad, objeto de estas líneas.

Template by JoomlaShine