19 países de la Organización de los Estados Americanos (OEA) acordaron no reconocer la legitimidad de Nicolás Maduro a partir de este 10 de enero, debido a las violaciones cometidas en el proceso electoral de mayo de 2018 en el que se eligió.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Con 19 votos a favor, 6 en contra, 8 abstenciones y una ausencia, el Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA) acordó este jueves “no reconocer la legitimidad del período del régimen de Nicolás Maduro a partir del 10 de enero de 2019” en una reafirmación, indicaron, del derecho a la democracia que tienen los pueblos de América “y la obligación de sus gobiernos de promoverla y defenderla”.

Los 19 países aprobaron reafirmar en un acto simultáneo a la juramentación de Maduro para un nuevo mandato que, solo a través de un diálogo nacional con la participación de todos los actores políticos y otros actores interesados venezolanos “se podrá alcanzar la reconciliación nacional y acordar las condiciones indispensables para celebrar un nuevo proceso electoral que refleje realmente la voluntad de los ciudadanos venezolanos y resuelva de manera pacífica la actual crisis en ese país”.

Además, urgieron a todos los Estados Miembros e invitaron a los observadores permanentes de la OEA a adoptar las medidas diplomáticas, políticas, económicas y financieras que consideren apropiadas para contribuir a la pronta restauración del orden democrático en Venezuela.

La coalición de países llamó a la realización de nuevas elecciones presidenciales con todas las garantías necesarias para un proceso libre, justo, transparente y legítimo, “en una fecha cercana con presencia de observadores internacionales”.

Asimismo, invitaron a los Estados Miembros y a los observadores permanentes a implementar medidas para atender la crisis humanitaria en Venezuela y en los Estados afectados y, en ese sentido, pidieron al régimen venezolano permitir el inmediato ingreso de ayuda humanitaria, incluyendo vigilancia epidemiológica para prevenir el agravamiento de la crisis humanitaria y de salud pública y particularmente para evitar la reaparición y propagación de enfermedades.

Por otra parte, la OEA exigió la inmediata e incondicional liberación de todos los presos políticos y expresó su activa solidaridad con el pueblo venezolano y su compromiso de mantener bajo seguimiento la situación en Venezuela y apoyar medidas diplomáticas que faciliten la restauración de las instituciones democráticas y el pleno respeto a los derechos humanos,

En los argumentos que sirven de base a la posición de la OEA, la organización recuerda que en junio de 2018 declaró que el proceso electoral realizado el 20 de mayo de 2018 carece de legitimidad por no haber contado con la participación de todos los actores políticos de Venezuela, por no cumplir con los estándares internacionales y por haberse desarrollado sin las garantías necesarias para un proceso libre, justo, transparente y democrático.

A tono con este punto, manifiestan su preocupación por el empeoramiento de la crisis política, económica, social y humanitaria en Venezuela “resultante del quiebre del orden democrático y de serias violaciones a los derechos humanos en dicho país, así como la negligencia del Gobierno de Venezuela de alcanzar los estándares interamericanos básicos en materia de derechos humanos y democracia”, situación a la que suman la masiva diáspora de venezolanos por el mundo.