INTERNACIONAL

Diálogo. Tercera opción: hablar. En Cataluña y en el resto de España hay quienes optan por una solución que no sea impositiva y que parta del reconocimiento del otro.
El presidente visita a los heridos en el tiroteo mientras la Casa Blanca trata de silenciar el debate sobre las armas de fuego, una omisión que sin duda favorece los sectores más radicales del republicanismo…
Aun cuando no reconoce al rey como su soberano, el presidente catalán critica su discurso por “no dirigirse a todos los ciudadanos”.
Un día después de asomar la posibilidad del diálogo, el rey de España cierra filas con el Gobierno nacional; y los secesionistas, con su independencia.
El rey pide a las autoridades legítimas asegurar "el orden constitucional" ante el desafío secesionista.
Exigen la separación de España, pero los grandes sindicatos prefirieron revistar la consigna con una huelga en rechazo a la acción de la Guardia Civil. Otras ciudades como Barcelona también se sumaron al paro.
Un día después de la tormenta sigue la tormenta, aunque ya no con enfrentamientos y con sangre, sí con el caos del ajedrez político. Las partes coinciden, al menos, en la necesidad del diálogo.
Página 7 de 400