En Miami, en la costa del este, el huracán dejó varias zonas inundadas, como Miami Beach y el distrito financiero de Brickell.Más de 3.3 millones de casas y negocios de Florida perdieron electricidad.