Los rusos se impusieron por goleada de 3-0, pero no les alcanzó para avanzar a los octavos de final de la Champions, ya que Roma y el Real Madrid había asegurado los pases.-

Madrid. El CSKA de Moscú goleó este miércoles 3-0 al Real Madrid en la Liga de Campeones, la mayor derrota en casa en competición europea del equipo blanco, pese a lo cual se quedará fuera de la competición continental.

Fedor Chalov adelantó al CSKA con un disparo cruzado (37) en un desbarajuste defensivo del Real Madrid, que se repitió en el tanto de Georgi Schennikov para poner el 2-0 (43) en el marcador antes de que Amor Sigurdsson hiciera el 3-0 (73) definitivo.

La victoria ante un relajado Real Madrid lleno de habituales suplentes y canteranos no sirvió al CSKA para recuperar el tercer puesto del grupo G, que mantuvo el Viktoria Pilsen checo al ganar 2-1 a la Roma para seguir en la Europa League.

El equipo ruso se quedó así fuera de Europa pese a endosar al Real Madrid la mayor goleada sufrida en toda su historia por el equipo blanco en competición europea en su casa.

Los moscovitas supieron aprovechar los errores de un equipo blanco que llegaba a este partido con la clasificación a octavos de final de la 'Champions' como líder de grupo en el bolsillo.

Sin puntería

El Real Madrid dominó en la primera media hora de partido antes de ir desdibujándose, apoyado en el desparajo del joven Vinicius por la banda izquierda y los arranques de Marco Asensio, al que el técnico Santiago Solari dio la titularidad este miércoles.

El brasileño y el mallorquín fabricaron la primera gran oportunidad del encuentro, cuando Vinicius recortó en el área para soltar un disparo que despejó el portero Igor Akinfeev. El rebote le cayó a Asensio, que estrelló el balón en la escuadra (24).

Con el Real Madrid volcado en ataque, el CSKA se lanzó una contra culminada con un pase a Fedor Chalov, que recortó en el área en medio de un desbarajuste blanco para soltar un disparo cruzado ante el que nada pudo hacer la estirada de Thibaut Courtois (37).

El gol fue un jarro de agua fría para los blancos, que se desaborlaron facilitando el segundo tanto de los visitantes cuando Schennikov remató prácticamente a puerta vacía un rechace de Courtois a tiro de Mario Fernandes (43).

El Real Madrid no reacciona

Los blancos se fueron al descanso en medio de los pitos del Bernabéu, poco acostumbrado a ver así a su equipo.

Tras la pausa, Solari movió el banquillo introduciendo a Gareth Bale, pero el equipo blanco siguió jugando bastante relajado con la mente más puesta en el Mundial de Clubes de la próxima semana.

Los blancos lo intentaban pero entonces un nuevo error en defensa, lo aprovechó Sigurdsson para soltar un disparo raso desde la frontal, ante el que nada pudo hacer Courtois (73).

Este tercer tanto fue la puntilla para un Real Madrid que prácticamente bajó los brazos para acabar abandonando el campo en medio de los abucheos de los pocos aficionados que se quedaron hasta el final.

Template by JoomlaShine