Jueves, 18 Agosto 2016 00:00

“Si la gente no cambia, no cambia la ciudad” [+ videos]

 
Valora este artículo
(0 votos)
Salcedo espera cantar en Ciudad Guayana este año Salcedo espera cantar en Ciudad Guayana este año Fotos Clavel Rangel / Aníbal Barreto

“¿Cuánto le calculas a Edith?”. La voz que responde, previamente, la escruta, entrecierra los ojos, lanza a pegar: “65”. Ella, Edith, no Piaf, sino Salcedo, sonríe al escuchar la conjetura porque ni se le acerca a los 82 años que, con ligereza y proactividad, exhibe y ensalza: “Nadie me lo cree y para mí eso es un honor”.

  ComillasNEGRASgrandesMi vida es un canto a todo lo bello. No me gustan esas canciones en las que me voy a rajar el pecho, y por eso escojo muy bien los boleros que voy a cantar. Como dice Frank Sinatra en My Way: perdí, gané, pero aquí estoy. Todo es aprendizaje”.  


Es un honor para quien ahora, en lo que eufemísticamente algunos llaman tercera edad, se prepara para el lanzamiento de un disco y afina además voz y talento para otro proyecto. Ambos, por cierto, son homenajes: uno para Adilia Castillo, voz por excelencia de Luz de luna y El pájaro chogüí; y a Hugo Blanco, el cerebro tras el ritmo orquídea y Moliendo café e impulsor de la carrera de Salcedo.

Finalizada la grabación, se imponen ahora ciertos rigores de posproducción que postergan el lanzamiento hasta finales de año. Aún sin fecha concreta, no se desanima. No cuando puede estar tranquila porque sabe que ya cumplió con una de sus figuras más admiradas y que más la conectan con ella. Como pruebas quedan Cariñito de mi vida, Deshojando la margarita, Bajo el cielo de Falcón, Linda llanura, y La noche, el mar y tú: La Novia del llano (Castillo, fallecida en 2014) aflora de nuevo en la voz de la Salcedo, la Negrita cariñosa.

“Lo grabé con la orquesta de Jesús Chucho Acevedo y es un homenaje a ella como compositora”, apunta.

Periplo que continúa

No fue poca cosa la que logró Edith Salcedo. Entre 1963 y 1993 su base de operaciones estuvo a algunos kilómetros de acá, más en concreto, en Asia. Con Japón como asentamiento principal, llevó Moliendo café a cuanto teatro se le presentó. 30 años en ese ruedo no dejan lugar a las dudas sobre lo que logró.

  EDITH3
Adilia Castillo es el lanzamiento más próximo
 

“Nosotros abrimos el mercado de Japón y llegamos a China, Filipinas y Corea. Fue apoteósico tanto para Venezuela como para Japón, porque antes la plataforma de varios artistas hacia el continente asiático estaba en México y nosotros, desde aquí, pudimos hacer que se escuchara la música venezolana”. En ese periplo, Europa también supo de la voz de la Negrita cariñosa. Todo, además, con la anuencia y el impulso de Hugo Blanco.

Por eso, el proyecto que la ocupará próximamente se llama, también, homenaje, pero ahora para Blanco. “La música de Hugo Blanco es una mezcla de ritmos caribeños y por eso creo que pudimos llegar a tanto”.

Ese período le dejó varios reconocimientos: Guaicaipuro de Oro (1957, 1960, 1961 y 1963), Disco de Oro (1960) y Voz de Oro (1973), sin contar su nombramiento como patrimonio cultural de Caroní (2008).

Lo que nadie le quita

  maAsinformaciOn

 

Guayanesas fuertes como el macizo

barra ama220

“La dignidad es lo único que debe ser alimentado”

barra ama220

“Tenemos que defender nuestra vocación ciudadana con participación y trabajo”

 

Y al hablar de Caroní, el municipio en el que se radicó desde los años 80, a Edith Salcedo se le enturbia el ánimo. No es ni la sombra de la Ciudad Guayana que la acogió una vez y en la que, también, desplegó su carrera.

“Aquí hay que buscar la manera de hacer algo. Yo me he ido quedando en Caracas, pero igual puedo hacer algo. A la misma Sala de Arte Sidor debe prestársele más atención, porque es fantástica y tiene una ubicación para todos. Pero hace falta el interés. Hay que despertar en la gente el amor por la ciudad, enseñarlos a querer. Si la gente no cambia, no cambia la ciudad. Tiene que ser un cambio personal”, dice.

Mientras tanto, ella asegura que quiere y que puede. Y lo seguirá haciendo a sus 82 años y en los que siguen. Porque, añade, vivirá 120 años, por la medida pequeña.

“Mi vida es un canto a todo lo bello. No me gustan esas canciones en las que me voy a rajar el pecho, y por eso escojo muy bien los boleros que voy a cantar. Como dice Frank Sinatra en My Way: perdí, gané, pero aquí estoy. Todo es aprendizaje”. Luego, impetuosa, camina.

Visto 1761 veces Modificado por última vez en Viernes, 19 Agosto 2016 00:41

Repasamos una de las películas animadas más importantes del cine japonés con una relectura de Daniela Tabata Bottini. ...

La música y la acción se conjugan en un filme dinámico y lleno de adrenalina. Virginia Rubiano nos cuenta qué encontraremos en Bab...

Stanley Kubrick nunca fue indiferente al momento de establecer sus opiniones sobre la sociedad en sus películas. Rodolfo Pereda an...

Dan Gilroy y Jake Gyllenhaal le dan vida a una retorcida historia que expone las entrañas del periodismo amarillista. Verónica Bas...

El terrorífico remake de It obtiene un tratamiento comparativo de Daniela Charagua con la antigua versión, protagonizada por Tim C...