La explosión del equipo dejó sin suministro eléctrico a dos manzanas de la urbanización. Los vecinos informaron que no tuvieron que pagar por el reemplazo del transformador.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Tras 10 días de espera, la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) reemplazó el sábado el transformador que había explotado la noche del jueves 21 de marzo, dejando sin luz a más de 60 familias de dos manzanas de la urbanización Villa Colombia en Puerto Ordaz.

Rafael Figuera, uno de los afectados por la falla, señaló que el sábado llegó al sector una cuadrilla de Corpoelec e instaló un nuevo transformador sin que la comunidad tuviera que pagar $ 2.800 por equipo como había sugerido anteriormente un grupo de trabajadores de la estatal eléctrica.

“Fue gratis, no se pagó nada y desde el sábado tenemos electricidad, pese a que el consejo comunal no prestó ningún apoyo”, dijo, al tiempo que agradeció la mediación de la Policía del estado Bolívar, Guardia Nacional y Policía Nacional Bolivariana.

Las dos manzanas que quedaron sin servicio eléctrico se sumaron a la mayor parte de los estados del país, que se quedaron sin energía eléctrica tras el segundo apagón del lunes 25 de marzo por la explosión de un autotransformador en la central hidroeléctrica Simón Bolívar en Guri. La mayor parte de Ciudad Guayana, en cambio, ha contado con suministro eléctrico debido a que se alimenta de la central hidroeléctrica Macagua enclavada entre Puerto Ordaz y San Félix.

“El gobierno tiene que ponerse los pantalones y decir realmente qué está pasando en Guri. Todos sabemos que lo que está pasando es falta de mantenimiento. La capacidad de Guri no da para cubrir energía a toda Venezuela. La población ha crecido y no se puede tapar el sol con un dedo”, dijo.

Expertos señalan que el consumo actual es menor comparado con registros históricos y que las verdaderas causas de las continuas fallas eléctricas son la corrupción, la falta de mantenimiento y la mala praxis del sistema eléctrico.

En ese contexto, el presidente de facto, Nicolás Maduro, anunció el inicio de un plan de racionamiento a partir del domingo 31 de marzo, la continuación de la suspensión de actividades escolares y el recorte de la jornada laboral hasta las 2:00 de la tarde en instituciones públicas y privadas.