Viernes, 04 Agosto 2017 00:00

En Campo Rojo y La Laja aún esperan ayuda tras desastrosas inundaciones

 
Valora este artículo
(4 votos)
Los habitantes que más tiempo tienen habitando Campo Rojo aseguran nunca haber visto inundaciones tan graves en el sector Los habitantes que más tiempo tienen habitando Campo Rojo aseguran nunca haber visto inundaciones tan graves en el sector Fotos William Urdaneta
  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

“Tengo 30 años en Campo Rojo y nunca había visto al río crecer así”

barra 4naranja220

Ola de lluvias inunda hogares de casi 200 familias en Ciudad Guayana

 

La comunidad La Laja en San Félix está inundada por la crecida de río que hace más de una semana afecta a cientos de familias de zonas rurales en Caroní.

Yexamar Salas piensa en qué hacer ahora, mientras contempla a sus 3 hijos varones acostados en un colchón sin cama, en una escuelita descuidada que la comunidad improvisó como refugio, y con apenas el aire que entra por las ventanas y la puerta.

Con 26 años no tiene casa propia y su esposo está privado de libertad. Vivía alquilada en la comunidad de La Laja  en un cuartito que pagaba vendiendo sardinas. Hasta que creció el Caroní. Ahora espera la ayuda de la Alcaldía, del Gobierno, de Protección Civil o, en realidad, del ente que pueda apoyarla a ella y a las más de 72 familias afectadas, según el conteo que el consejo comunal del sector tiene del desastre.

El alcalde encargado del municipio, Tito Oviedo, este viernes recorrió algunas comunidades inundadas en Puerto Ordaz. Entre ellas Los Monos y Puerto Libre. No pasó por San Félix, donde a las 2:00 de la tarde las familias de Campo Rojo y La Laja, que custodiaban lo poco que quedaba de útil en sus casas, con el agua hasta las rodillas y cintura, se protegían de la lluvia torrencial. También de las culebras que ahora invaden sus pertenencias, habitaciones y patios.

A Marta Centeno le brotaron llagas en las piernas por estar tanto tiempo desplazándose por el agua sucia que cubre gran parte de su vivienda en la comunidad La Laja. Tiene 58 años, se recupera de una neumonía que la dejó en cama por 2 semanas y vive con 14 personas en la misma casa, de las que resaltan 5 niños. Tuvieron que desplazarse al preescolar de La Laja donde otras familias duermen desde hace días.

barra ama85VERTICAL Puedes ver todas las fotografías del recorrido en Campo Rojo y La Laja en nuestra página de Facebook  

En La Laja la escuela José Miguel Sanz alberga a 4 familias. Han tenido atención médica en el refugio improvisado, como la aplicación de vacunas anti tétano. También la misma comunidad ha donado alimentos, según cuentan representantes del consejo comunal y de la Unidad de Batalla (UBCH).

Pero La Laja ha sido olvidada casi por completo por los organismos de la Alcaldía y del Estado incluso luego de recurrentes peticiones. Habitantes aseguran que personal de la Siderúrgica del Orinoco ayuda en el traslado de pertenencias de solo algunas familias, pero sin gran movimiento. Mientras que en pocas casas de Campo Rojo recibieron colchones e incluso cajas de comida.

Sin ayuda ni promesas

Y no han sido subsidios que de verdad hayan marcado diferencia. Tomás Lefebre vive en Campo Rojo desde los 8 años, en una casa en la que casi no caben las 14 personas (3 familias) que hacen vida con él.

A la mitad de su vivienda deteriorara, con techo de zinc y escaso espacio, se la come el río. En su habitación el agua casi le llega a las rodillas. Asegura que esta semana personal de Protección Civil les hizo llegar dos cajas de comités locales de abastecimiento y producción (CLAP) que le duraron 4 días. Y también 3 colchones que ayudaron a restaurar los que perdieron por la inundación. No se han ido a ningún refugio y, como pueden, duermen en las habitaciones que el agua aún no toca.

barra ama100VERTICAL Acapitular Marta Centeno le brotaron llagas en las piernas por estar tanto tiempo desplazándose por el agua sucia que cubre gran parte de su vivienda en La Laja.  

En Campo Rojo una de las casas más afectadas es la de Yancy Rodríguez y su esposo Fidel Salas. Este viernes en la tarde, mientras llovía, un grupo de jóvenes nadaba en lo que antes era el frente de su vivienda. Desde la estructura se zambullían al río. Mientras que la familia observaba de lejos, y la madre con lágrimas en los ojos.

Desde que empezaron las inundaciones hace 8 días, Rodríguez y Salas van a diario. Sacan lo que pueden. Algunas cosas se las llevan, otras las dejan con vecinos. El agua les dañó la televisión, la cocina, muebles y una licuadora. A más de la mitad de la casa se la tragó el río.

Ambos, junto a su hija de 21 años y su nieta de 1, ahora viven en Guaiparo y se trasladan a pie diariamente para vigilar que lo poco que les queda no sea robado por los hampones del sector.

Antes del desastre, Rodríguez y su hija trabajaban en la limpieza de casas de familia. Su esposo es pescador. El golpe que significan sus pérdidas la dejó perpleja y ahora las fuertes lluvias no le dan esperanzas de que el río deje de crecer. “Si el dinero no nos alcanza para una lata de leche que ya cuesta 40 mil bolívares… cuando baje el agua tendremos que empezar a trabajar duro”.

agua2Tomás Lefebre vive en Campo Rojo desde los 8 años. Toda su habitación fue afectada por la crecida de río

agua3Algunos vecinos prestan sus viviendas para atender a los afectados, ya sea ofreciendo espacio para dormir o para guardar pertenencias 

agua4El consejo comunal de La Laja lleva un conteo de 39 casas afectadas, en las que entran 72 familias

agua5Algunas familias que viven hacinadas tuvieron que trasladarse a refugios improvisados en escuelas donde apenas caben

Visto 1353 veces Modificado por última vez en Sábado, 05 Agosto 2017 02:59

Autoridades académicas, estudiantes, ONG y entes públicos participaron en un foro que recalca que sin igualdad ni justicia, el des...

Los guayaneses pagan las consecuencias de la improvisación irresponsable con la que Francisco Rangel Gómez manejó el tema del tran...

La supervisora del Banco Bicentenario explicó que desde el miércoles experimentaron fallas en la plataforma. Las personas de la te...

Exigen a la jueza del Tribunal Primero de Juicio de Violencia contra la Mujer en Puerto Ordaz ceñirse a las pruebas contra el homi...

El tema central de esta XVII edición tiene como tema central el Arco Minero del Orinoco. Entre sus desafíos, intentan convertirse ...